Amor (y canibalismo)

El amor para mí siempre tuvo la forma de un animal hambriento que se alimenta y no se sacia; y que consume todo, incluso la vida.
La figura del canibalismo es una representación clara del peligro del amor. Mi madre me devoraba y yo, gustosa, me dejaba consumir.

(Fragmento de un relato en construcción.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s