El fantasma

Hace cuatro años que me mudé a la casona, y desde la primera vez que traspasé el umbral de la puerta de entrada, sentí algo frío. Como muchos, olvidé el detalle hasta que pude ponerlo en serie junto con otros, y una vez armada la serie vi la constelación donde antes sólo veía estrellas solitarias.
La primera vez que traspasé el umbral, sentí frío. Dentro de la casona, en el piso superior hay una biblioteca. Es una habitación cargada de libros, todas las paredes están cubiertas de ellos. Es uno de los lugares más atractivos que tiene la casa, sin embargo también es uno de los lugares en los que no se puede estar solo. Hay algo allí que inquieta.
Al fantasma lo vi muchas veces. A cada uno se le presenta de distinta forma, pero todos los que lo han visto escuchan que dice: “Me han traicionado.” No asusta, no persigue, no se mueve, es sólo una figura que entre blancuzca y transparente se presenta en la noche y repite esa frase.
Intenté buscar la explicación, el motivo. ¿Qué atormenta a esa figura etérea, que repite una y otra vez el mismo destino? Lo poco que hallé no era satisfactorio. Más allá de la traición, el fantasma decidió congelar su existencia en ese momento, en esa repetición eterna.
Hubo quien me dijo: “Es absolutamente inútil razonar con un fantasma, no entiende razones porque ,en su fijeza, goza.”
Hoy por la noche aparecerá, y no me lamentaré por él. El fantasma hizo una elección.

spectrum-appearance-of-banquo

Gustave Dore – Spectrum appearance of Banquo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s