Psicoanálisis

El ruido y lo femenino

El otro día vi la película Chaos Walking. Es una especie de western futurista.
La idea principal me interesó: En este nuevo planeta al que llegan los humanos, esperando un mundo mejor, los hombres padecen un ruido que hace que todos sus pensamientos e ideas se proyecten y escuchen todo el tiempo; como un film, en vivo y en directo, de todo lo que les pasa por la cabeza. Sin filtro. (Parecido al libro Solaris de Stanislaw Lem).
El ruido afecta sólo a los hombres, y, por ello, las mujeres se vuelven más enigmáticas (aún), porque no se sabe qué están pensando, qué secretos esconden.
La película es entretenida, pero lo que más me interesa es la idea: de que para unos nada pueda esconderse, hay una transparencia forzada e incontrolable, y por otra parte hay algo a lo que no se va a poder acceder, en este caso localizado en las mujeres.
Faltaría la vuelta de tuerca: que descubran que, aún a pesar de ese ruido, hay algo escondido de ellos mismos, para ellos mismos: nosotros lo llamamos lo femenino.
No sirve eliminar a las mujeres para eliminar lo femenino. Lo femenino es lo que nos agujerea: a veces lo llamamos muerte, a veces lo llamamos éxtimo, a veces lo llamamos sexualidad…
Birds de Aykut Aydogdu

Dopelgänger

Dos sueños

Me encuentro en un lugar en el que hay una persona que tiene la habilidad de cambiar su apariencia física con sólo tocar la piel de otro. Toma la forma del tocado. Es un hombre de pelo castaño largo, flaco, piel blanca.
Se presenta ante mí y hablamos. No sé si esa es su forma original, no importa.
Almorzamos en un salón comedor con otras personas, en mesas largas con bancos, nos sentamos uno junto al otro.
Al final del almuerzo me dice que está muy agotado, y que debe descansar. Entonces, súbitamente, se quita la remera y  toca uno de mis brazos. Su cuerpo comienza, gradualmente, a transformarse en el mío. Le pido que por lo menos se cubra, pues me veo a mí misma desnuda y pienso que otros podrán verme desnuda en el salón.
Lo que veo no me desagrada, eso me sorprende. Veo mi propio cuerpo desde afuera. Nunca me ha gustado mi cuerpo, siempre me ha parecido un poco deforme…
Finalizada la transformación, se pone en posición fetal, se acurruca y duerme.
Decido dejarlo dormir y trato de regresar a mi casa, pero no encuentro el teléfono.


Regreso al barrio en el que pasé mi adolescencia. Todo ha cambiado, las calles y las casas.
Estoy en un auto con chofer. Al doblar la esquina puedo ver la casa de una de mis tías, en el patio hay filas de sillas colocadas para recibir gente en una fiesta.
Me angustio porque no me han invitado. Pienso luego, que no me han invitado porque nunca voy, nunca me acerco. Le pido entonces al chofer que nos vayamos y él hace un giro con el automóvil. Una de mis primas me ve y se acerca.
Mi prima y yo tenemos el mismo nombre, sobrenombre y profesión. (En la vida real y en el sueño.)
Me dice que me quede, le respondo que no me han invitado. Lloro y continúo angustiada.
Ella vuelve a decir que me quede. Respondo que no, que me voy.
Agrega: “No sé cómo podés vivir la vida así”, a lo cual respondo: “Siempre he vivido así.”
En el medio de la angustia, en la conversación con mi prima, se escucha una voz, clara, externa, sola, que dice: ¿qué se satisface con tanto sufrimiento? Dejo de llorar.
Despierto.

Dante_Gabriel_Rossetti_-_How_They_Met_Themselves_(1860-64_circa)

Rossetti – How they met themselves, 1864.

Dos recuerdos de la niñez

Llego a mi casa de la clase de órgano, tengo las partituras para practicar. Mi madre toma la partitura de “Moritat”, lee las notas y canta.

wkmorita

Veo planos sobre el escritorio de mi padre, medidas, números, dibujos… No entiendo cómo eso ahí escrito luego va al mundo, cómo encaja en el mundo… con el mundo.

Esos dos recuerdos son similares, algo escrito toca el mundo: ¿cómo es posible?
Recordar que la canción era Moritat añade sorpresa: lo que no tiene sentido es la muerte.

Si me preguntaran por qué el psicoanálisis tan sólo respondería: porque por medio de lo simbólico se puede tocar lo real.

 

Dos matrimonios

A lo largo de una semana  tuve dos sueños similares.
Uno era el del matrimonio verdadero, el matrimonio del amor.
Estaba casada con un hombre que me amaba. No sé quién era, pero sé que me amaba. A pesar de ello no le creía, y le pedía pruebas de amor.
Él respondía con una sonrisa, advertido de su elección. Sabiendo que era así.
Me amaba a pesar de mí misma.
Otro día de la misma semana soñé con el matrimonio falso, era el matrimonio con mi analista. Falso porque no había amor.
Había un contrato, un arreglo. Y el arreglo se sostenía, y funcionaba.
Lo que une a los dos sueños es claro. Suelo decir que “me caso con las personas” y eso es absolutamente verdadero.
Cuando las quiero, me caso con ellas, pero también hay ocasiones en las que el divorcio se hace necesario.

Van_Eyck_-_Arnolfini_Portrait

Van Eyck – Arnolfini Portrait

Tres canas

En una sesión de mi análisis descubrí sorprendida que estaba quejándome porque me salieron canas.
Las había contado: ¡tres!
Con horror las encontré, una a una. Del horror pasé a la risa, pues la situación misma era ridícula.
Esas tres canas me llevaron a pensar que el problema no eran ellas. El problema era la frase: “sos igual a tu madre”, que siempre atravesó mi vida.
Mi madre no llegó a envejecer, murió mucho antes.

Mis tres canas indican, en su silencioso crecimiento, que había algo que yo había sobrepasado.
No sólo estoy envejeciendo sino que esa frase, que siempre viví como una verdad indiscutible, era una verdad mentirosa.

No soy igual a mi madre.
En verdad nunca lo fui.
(Sin duda, los tiempos del sujeto no van de la mano con la cronología.)

Elizabeth Winthrop Chanler,1893. John Singer Sargent